Clases de Perros

Su perro sabe si usted es feliz

Perro Feliz

Ludwig Huber, de la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena, está interesado en cómo los animales que viven con los humanos nos perciben. Él se ha centrado sobre todo en la forma en que estos animales perciben nuestras caras y si son capaces de explotar esta rica fuente de información para sus propios fines. Huber ha estudiado esto en palomas e incluso pandas gigantes, pero recientemente se ha vuelto su atención a los perros. Él y sus colegas encontraron que los perros podían aprender a discriminar el rostro de su dueño de la cara de otra persona cercana.

En un nuevo estudio, Huber, junto con Corsin Müller, Kira Schmitt, y Anjuli Barber, investigó si los perros también pueden discriminar entre las expresiones emocionales en los rostros humanos. Los investigadores muestran que los perros pueden identificar la diferencia entre caras felices y enojadas, la primera evidencia sólida de que un animal que no sea el hombre puede discriminar entre las expresiones emocionales en otra especie.

Los animales, incluyendo los seres humanos, pueden expresar sus emociones hacia el exterior, por ejemplo con expresiones faciales o vocalizaciones. Es una adaptación de los animales a ser capaces de discriminar expresiones emocionales en los miembros de su propia especie, porque esto les permite anticipar los comportamientos de los demás e interactuar con ellos de manera apropiada.

En comparación con el reconocimiento de emociones en las especies de las propias, distinguir la diferencia entre las expresiones emocionales en otras especies es un reto, ya que las emociones pueden ser expresadas de maneras muy diferentes en diferentes especies. La capacidad de reconocer expresiones emocionales en otras especies depende probablemente en la experiencia.

En el nuevo estudio, Huber y sus colegas entrenaron perros para discriminar entre imágenes de la misma persona que pone una cara feliz o una cara enojada. Algunos perros se muestran sólo la mitad superior de la cara, mientras que otros sólo veían las mitades inferiores. Las caras fueron presentados en una pantalla táctil, y los perros fueron recompensados ​​ya sea al tocar la cara de felicidad o de la cara enojada con sus narices.

Bulldog Francés

Su perro sabe si usted es feliz

Después de este entrenamiento, los investigadores probaron la capacidad de los perros para categorizar espontáneamente nuevas fotos de expresión emocional.

Probaron a los perros en cuatro tipos de nuevos estímulos: 1) la misma mitad de rostros como en el entrenamiento, pero de otras personas; 2) la otra mitad de las caras utilizadas en el entrenamiento; 3) la otra mitad de caras nuevas; y 4) la mitad izquierda de caras utilizadas en el entrenamiento.

Los perros tuvieron un buen desempeño en los cuatro tipos de pruebas, demostrando que no sólo podían aprender a identificar las expresiones faciales, sino también transferir lo aprendido a nuevos rostros. Los investigadores dicen que los perros deben haber utilizado la expresión emocional de las caras para resolver la tarea, ya que era el único rasgo distintivo que comparten las fotos del entrenamiento en los cuatro de las condiciones de ensayo.

Curiosamente, los perros que fueron recompensados ​​por la elección de las caras felices aprendieron la discriminación con mayor rapidez que los perros que fueron premiados por reconocer los rostros enojados. Huber y sus colegas dicen que se parece a los perros asocian una cara sonriente con un significado positivo y una cara enojada con un significado negativo. Los perros tenían que superar su tendencia natural, basada en la experiencia personal con rostros humanos enojados, a alejarse de la cara foto enojada con el fin de aprender la tarea.

Huber y sus colegas dicen que sus sujetos resuelven la tarea mediante la aplicación de su conocimiento de las expresiones emocionales de los seres humanos a nuevos estímulos. “Porque no pueden resolver la tarea con la información que extraen durante el experimento, por lo que necesitan recuperar de su memoria alguna información de cómo caras felices y enojadas de humanos se ven como un todo”, dice Huber. “Sólo de esta manera podrían ellos darse cuenta de que una región de la boca feliz de rostros humanos viene con, o está asociado con, una región de un ojo feliz.”

Huber dice otras parejas inter-especies también podrían compartir la capacidad de discriminar las expresiones emocionales de los demás. Él y sus colegas están interesados ​​actualmente en la capacidad en los cerdos domésticos. “Yo esperaría que esta capacidad esté presente en otros pares de especies, como las especies domésticas en las relaciones cercanas a los seres humanos y también en los animales de los zoológicos o santuarios”, dice Huber. “Me sorprendería si los grandes simios semidomesticados no fueran capaces de resolver la tarea que les presentamos a los perros. En mi opinión, todo animal que vive de algún modo en una estrecha relación con otra especie que muestra expresiones emocionales claras deben ser capaces de codificar con suficiente capacidad”. Fuente y fotos: Wired.com (2015).